sunnuntai 17. helmikuuta 2013

La soledad de un camino

"A veces le tenemos miedo a la soledad porque estando con ella suele hablarnos de lo que por comodismo nos evadimos en nuestra vida"

Cuando emprendes un camino por la vida, siempre te puedes tropezar, caer, levantarte, perderte y tantas otras cosas. Pero cuando lo emprendes sola, el sentir que nadie te abraza, no escuchar palabras reconfortables y más bien un vacío, solo hace que llegues a la pérdida.

Hay gente de mi edad que tiene piso o casa, trabajo y en definitiva vidas hechas. La mía parece el puzzle de nunca acabar. Porque sí, soy niñera, tengo trabajo pero no vivo en una casa independiente, vivo con los jefes y al parecer la jefa tiene unos problemas raros que no llego a entender y no la llego a entender en sí. Con los niños va bien, pero al igual que con la madre hay momentos que no se como cogerlos, observo la vida de ellos, una vida familiar, padres con sus respectivos trabajos, abrazos, sonrisas y vivo como me ignoran. En las cenas soy ignorada completamente, una pared.

Tengo ideas claras como el: vivir en Finlandia. Esa idea la tengo muy clara. Hacer el máster, otra idea clara, pero la pregunta viene ¿y después? en este tiempo he aprendido a valorar cosas que quizás antes no valoraba, el valor de ahorrar, de cuidar y de que con lo recogido se puede revender y cosas así hasta llevar once meses con ningún problema. Bueno, con baches como todo el mundo. Pero es en esta familia en la que siento una especial soledad, con las anteriores (ignorando la primera), mi jefa era un sol de persona, la adoro. Pero ésta realmente no se como cogerla.

Solo se que me siento sola, no tengo a nadie a quien abrazar, a quien acudir (no voy a estar llamando a mis padres por bajones de autoestima), porque sí, el sueño es hermoso pero hay que ser realistas, cuando te encuentras sola volando, nadie va a ir a abrazarte a cada momento de debilidad ( a no ser que tengas pareja, cosa que es MUY improbable que me pase), nadie va a ir a consolarte y lo peor de todo es que aquí veo el amor de la familia, veo como se quieren y también veo como no me hacen caso. Como me dijo el niño una vez " Tu no vives aquí". Exactamente, soy como ese fantasma que esta una temporada y luego desaparece. Porque la soledad si estas a solas esta bien, el problema es cuando te sientes sola en compañía. Y encima no puedo quejarme.

A ver, siendo realistas, no me ha ido tan tan mal.Me han publicado poemas en una revista. He trabajado aquí (niñera everywhere) pero a diferencia de las amigas que viven en este sitio, no he sido independiente, no como quería ser. Es frustrante el ver que te has esforzado por años con el idioma, con todo eso y luego no llegas ni a la mitad de nada ¿tan mala soy que no sirvo? ¿en tres años de aprender el idioma soy tan estúpida que en ningún sitio me cogen? me van a hacer una entrevista para repartir panfletos en una ONG. Si me cogieran no me daría para vivir ni de lejos. Eso podría hacerlo después del Máster.

Como he dicho al principio, la vida esta llena de obstáculos, que aunque disfruto saltando (me encantan los retos) no puedo evitar sentir ese vacío frente al ordenador, al pensar que el único que me escucha es un peluche que ha estado conmigo en el principio de esta aventura nórdica. Ese peluche que me lo llevaré al fin del mundo, porque aunque suene infantil, ha estado ahí. Esta claro que he hablado con amigos que me han apoyado, gente de mi alrededor y todo eso que forma parte de la existencia, pero esos abrazos anhelados, esas lágrimas solo las ha consolado un peluche que alguien puso en venta en una tienda de segunda mano por el valor de 2 euros olvidando los recuerdos que éste le aportaba.

He adoptado a este peluche, lo he querido, le he hablado y sinceramente le tengo cariño, puede que más que a los peluches que tengo en España (sin menospreciar) pero es que estando fuera de tu hogar, sin familia, con los amigos de aquí a una cierta distancia y dependiendo de coche como que realmente estoy sola. Físicamente hablando. Obviamente hablo por teléfono con mis padres y por msn/skype con amigos pero a la hora de la verdad el vacío es mi acompañante en este largo paseo por la vida.

¿Habeis visto la película Ted? pues a veces me siento como el niño ese, solo que mi osito de peluche dudo que se volviera tan idiota (no terminé de ver la película) pero me refiero a que hay momentos en que algunas cosas materiales si tuviesen vida...puede que hiciesen sonreir a más de un niño. Recuerdo que en marzo me traje un Tamagochi, a falta de perro o gato, se me murió cuando entró en el Uimahalli (Piscina cubierta) pero no porque se hubiese caído al agua, simplemente empezó a pitar con un fuerte "Piiiiiiiiii" que no paraba, por mucho que lo "mataba" para revivirlo. Ni moría ni se revivía, simplemente murió sin más. El peluche es lo más cercano a un mejor amigo que he tenido en estos once meses (sin hablar de los humanos que es obvio), lo miro y es como si me escuchara, como si me entendiera. Y sí, debo parecer loca, pero me siento bien al saber que esta aquí.

Cada uno vive la soledad a su manera en este camino, cada uno encuentra sus apoyos, toma sus decisiones en definitiva, cada uno es el que dirige su camino y por mucho que te pierdas, por mucho que la soledad quiera estar presente acabará yendose, porque a fin de cuentas, cada uno lucha por su destino. Y yo voy a luchar por el mío por mucha soledad que sienta, por mal que lo pase y por desorientada que esté, porque son los retos los que te hacen vivir y las aventuras de conocer.




Ei kommentteja:

Lähetä kommentti