lauantai 2. maaliskuuta 2013

One year in Finland!

Hace un año fué la segunda vez que pisé Finlandia, la primera vez que la pisé fué el verano anterior, donde viví experiencias únicas: las primeras veces de todo: primera vez que hablé en finlandés con finlandeses, la primera vez que pisé Finlandia fué algo que nunca olvidaré. Pero esta segunda vez iba a quedarme, nada me detendría y ahora...ahora llevo un año aquí.

Este año ha sido variadito, al principio recuerdo que aunque feliz por volver a estas tierras mágicas me sentía un poco sola por no tener a nadie con quien socializar, pero el curso de finlandés me hizo conocer a gente y entre ellos a Sara, una gran persona con la que espero seguir en contacto y hablando con ella por mucho mucho mucho tiempo. Pasamos por muchas cosas juntas, dormir en la estación de autobuses, conocer a un doble de Tom Cruise, hablar de amores y desamores, hacer el tonto frente a una cámara que no grababa...cosas que nos unieron, espero que siga así por mucho y debo agradecerle todo. No se como hubiese sido mi experiencia sin conocerla, pero sin duda ha sido muy buena a su lado.

Este año, también ha estado cargado de dudas. Dudas sobre el futuro, sobre que hacer con mi vida para que todo fuese dirigido a la vida aquí, llegué a conclusiones. Exactamente a dos: O tratar con discapacitados o Cooperación Internacional. Son las dos ramas que más amo de mi profesión y si pudiese dedicarme a alguna sobre estas tierras nevadas sería el paso definitivo. La cosa más clara que tengo y he tenido durante años es que quiero vivir en Finlandia, solo me ha aportado cosas buenas...cierto que ha habido bajones, momentos de soledad, pero los positivos han superado a esos negativos con creces.

Ahora ando preparándome para enviar los documentos por saber en cual de los dos Másters me cogerán en dos universidades, en donde me admitieran seguiría esa especialidad. En este tiempo también han valorado mis poemas, algo que realmente no esperaba. Creo que he avanzado como persona aunque en algunos momentos mi mente me hace creer lo contrario por no tener pareja, hijos y una casa. Hay tiempo. Espero que teniendo todo esto, el futuro se vea más claro.

Y ya llevo un año viviendo aquí, el país de mis sueños, del que me enamoré hace 8 o 9 años, no recuerdo, lo que si recuerdo es que la gente me tomaba en broma cuando decía que vendría a vivir aquí, realmente pocos me creían, solo algunos pero eso no me desilusionó nunca, ni si quiera la primera vez con aquella familia. Los obstáculos y retos siempre me han gustado. De hecho creo que el que no creyesen hizo que me diera más fuerza para seguir, aunque hubo un antes y un después del Camino de Santiago.

Antes del Camino recuerdo que aunque tenía información sobre Finlandia, solo acumulaba información y no hacía nada (no estudiaba el idioma ni nada), después del Camino decidí que o me movía o no habría manera de ir. Así que cuando lo terminé me puse con el idioma de manera autodidacta, busqué trabajos, busqué finlandeses para acosarlos y toda una serie de cosas que hicieron con el tiempo que ahora estuviese aquí. Aunque no he tenido muchísima suerte en los trabajos al menos puedo decir que me siento parte, que tengo mi código finlandés y que el espíritu que me ha llevado hasta donde estoy, esta intacto.

Tengo un sello del león de Finlandia. Hace dos años me casé con el país (simbólicamente) y éste lo llevaré allá donde vaya, porque aunque en unos meses volveré a España a hacer el máster, solo lo hago para poder especializarme aquí, para que cuando vuelva poder asentarme, poder hacer más años en este país el cual amo y cada día más. Solo es el primer aniversario de muchos ^^


Ei kommentteja:

Lähetä kommentti