sunnuntai 19. toukokuuta 2013

Carta sin destino

El silencio inunda la sala, el viento camina por la morada, ninguna palabra aparece pero solo baladas inundan aquella vieja casa. Sueños rotos, amigos perdidos, confianza depositada en un viejo osito. Todo se va rompiendo pero cuando apareces la sonrisa mata a todo ser del Averno, se que muchas cosas nos separan desde pensamientos hasta comportamiento pero por ti lucharía como una fiera leoparda. 

Nos conocemos de hace poco, hablamos bastante, se que lamentaré el que esto no siga adelante. Odio verte triste, no poder abrazarte o acariciarte, odio la distancia como la palabra dejarte. Me gustas, me gustas y lo repetiré hasta cansarme, quiero arriesgar por ese algo que podría hacernos cambiar, quiero sacar las armas y luchar.

Al principio dije que no por miedo, acepté lo que dijimos pero no he dejado de recordarte desde el momento en que nos conocimos. Rápido, quizás, profundo, también pero lo que siento por ti por nadie más nunca sentiré. Deseo que leas esto porque lo saco de mi alma como tantas tonterías he dicho. Deseo no verte triste ni causarte tristeza porque me importas demasiado como para que esos gestos aparezcan.

Lamento las decisiones tomadas por el miedo pero te digo que quiero que lo que siga sea con mayor esmero. La distancia se acorta, el tren y el coche ayudan, se que me arrepentiré si no lo intentamos, me arrepentiré de no tenerte en mis brazos, me arrepentiré de haberte perdido como una paloma en su último suspiro.

Ei kommentteja:

Lähetä kommentti